Culeando por Detroit a Minerva

0%

Mi esposa Minerva apenas comenzó a disfrutar del placer anal y es que aunque no lo creas, le daba mucho miedo que le metieran la verga. Antes de estar conmigo, me dijo que una vez lo intentó pero que fue tanta su desesperación que mejor lo evitó. Ahora, se ha convertido en una pinche adicta al sexo anal. Apenas se la clavé, no sintió nada de dolor y no dejó de sentir tanto placer que le encanta.

A mi me gusta mucho darle por Detroit y es que la neta aprieta muy sabroso la cabrona. Así que si te gustan las esposas mexicanas que disfrutan de un buen anal, creo que mi esposa será lo que estabas buscando para dedicarle una buena chairita a mi culona.

0 Comentarios
LEAVE A REPLY
Tu email no sera publicado.