Mi cuñada y yo cogiendo en la casa de mis suegros

0%

Gustarle a unas hermanas puede ser la cosa más chingona que te pueda pasar y es que mientras una se convierte en la catedral, la otra será tu capilla y siempre te dará las nalgas para hacerla sentir rico. Si te gustan las cuñadas mexicanas, es momento de que conozcas a Clara, la hermana menor de mi esposa y no voy a negar que siempre sentí una pinche atracción por ese culito tan rico que tiene.

Ayer llevé a mis hijos con sus abuelos y ella estaba en la casa, mis suegros se salieron con los niños, nos quedamos ella y yo, nadie sospechó y pues nos echamos un rico palito en el baño, la cabrona se ve que lo gozó.

  • COMPARTIR
0 Comentarios
LEAVE A REPLY
Tu email no sera publicado.