Mi secretaria es una perrita hambrienta

0%

Maritza es una mujer que hace unos días me buscó para pedirme trabajo, me confesó que necesitaba el dinero y trabajar en algo estable. Le dí la oportunidad de que esta perrita con unas pinches chichotas, se convirtiera en mi asistente personal. Poco a poco nos hemos hecho amigos y pues ya, obviamente me entregó su culito.

Ella quería algo extra conmigo y pues terminé haciéndola mía, no voy a negar que esta mujer todo el tiempo quiere acción y apenas con 3 semanas trabajando conmigo, ya todos los días nos echamos un rico palito mientras estamos trabajando en la oficina.

0 Comentarios
LEAVE A REPLY
Tu email no sera publicado.